Libros que gustan

Nuestro catálogo

Dragones de tierra
Lectura recomendada para: 2º Ciclo de Primaria
Género literario: Narrativa

Sello: Destino Infantil y Juvenil
Colección: Mondragó. Crías de dragón
Páginas: 128
Materia: Literatura castellana   Ciencias naturales   Ciencias sociales   
eBook: Título disponible en formato eBook


Comentarios: No hay comentarios

PVP (IVA incluido): 8.95€
Guia de lectura *
Solucionario *
(*) Sólo para usuarios registrados. ¿No tienes cuenta?

Resumen:

El travieso Mondragó vuelve a hacer de las suyas. Alborota a todos los dragones en las dragoneras del colegio y el director le da a Cale un ultimátum: si quiere seguir llevando a su dragón con él, debe ir todas las tardes a la dragonería para que sea adiestrado. Una vez allí, Antón, el dragonero, le pide ayuda a Cale con las incubadoras de las futuras crías de dragones. El trabajo parece fácil, hasta que alguien… o algo… los encierra en la incubadora horno de los compactiformes y unos extraños seres disfrazados de plantas roban algunos huevos de dragón. ¡URGENTE! ¡Cale y sus amigos deben recuperarlos antes de que sea demasiado tarde!

Fragmento:

CAPÍTULO 1 VUELTA AL COLEGIO

Cale, Casi, Arco y Mayo regresaron al colegio y a su rutina diaria de clases, deportes y ¡deberes! ¡Tenían más deberes que nunca! Ahora que estaban en quinto, las clases eran más difíciles: geografía, anatomía de dragones, conservación de castillos, armas y justas... En la clase de armas que se impartía en el castillo amurallado donde estaba su colegio, el aburrido profesor Trabuco hablaba de las características de las ballestas, catapultas, espadas y alabardas. El tono monótono de su voz conseguía dormir a cualquiera. Cale miró a Mayo. Su amiga prestaba atención y tomaba apuntes con su pluma en un pergamino. Mayo era muy buena estudiante y siempre sacaba las mejores notas de la clase. Casi, el otro amigo de Cale, estaba igual de aburrido que él, y en lugar de escuchar al profesor, se dedicaba a hacer planos de nuevos inventos. Inventos que «casi» siempre salían bien, como el mondramóvil que había hecho para que Cale se pudiera desplazar de un a Mayo. Su amiga prestaba atención y tomaba apuntes con su pluma en un pergamino. Mayo era muy buena estudiante y siempre sacaba las mejores notas de la clase.  Casi, el otro amigo de Cale, estaba igual de aburrido que él, y en lugar de escuchar al profesor, se dedicaba a hacer planos de nuevos inventos. Inventos que «casi» siempre salían bien, como el mondramóvil que había hecho para que Cale se pudiera desplazar de un lado a otro con su dragón Mondragó. El cuarto del grupo, Arco, todavía no había llegado. ¿Estaría enfermo? Cale pensó en su dragón y se preguntó qué estaría haciendo en ese momento. Mondragó no era un dragón como los demás. Tenía el cuerpo muy grande y unas alitas demasiado pequeñas. El día que cumplió once años y el dragonero, Antón, se lo asignó, Cale no pudo disimular su decepción. Había esperado mucho tiempo para tener su propio dragón y soñaba con recorrer todos los rincones del pueblo volando a lomos de su fiel animal. No tardó mucho en descubrir que sus planes no iban a salir como había imaginado. Su dragón era demasiado juguetón, se distraía con cualquier cosa, estornudaba lanzando bolas de fuego ¡y no podía volar! Aun así, Cale no lo cambiaría por ningún otro dragón del mundo. Mondragó no solo les había salvado la vida en más de una ocasión, sino que además le gustaba nadar, rebosaba energía y siempre estaba de buen humor. Mientras Cale recordaba las aventuras que había vivido con su dragón, se abrió la puerta de la clase y apareció el loco de Arco. Llevaba el casco puesto, como siempre. Sus padres lo obligaban a usarlo en todo momento porque era un insensato y no querían que se rompiera la cabeza. Arco aprovechó que el profesor Trabuco estaba de espaldas escribiendo algo en la pizarra para llegar a su pupitre sin que lo viera, pero se tropezó con una silla y casi se cae al suelo. ¡PATAPLAF! Trabuco se dio la vuelta y observó a Arco por encima de sus gafas.

            —Vaya, vaya, mira quién se ha dignado a venir a clase. Supongo que habrás hecho los deberes como siempre, ¿no? —dijo sarcásticamente. Arco se enderezó, se colocó el casco en su sitio y metió la mano en el bolsillo para sacar un trozo de pergamino arrugado.

            —Sí, aquí están, pero mi dragón Flecha se comió un trozo —dijo pasándole el trozo de papel. 

Ideas centrales:

Amistad

Medioambiente

Lucha contra el mal

Temas:

Aventuras

 

 

Valores:

Amistad y relación con las mascotas

Responsabilidad y trabajo en común

Transversalidad:

  • Ciencias Sociales: mundos y sociedades distintas, distintas tradiciones.
  • Biología: Distintos tipos de reproducción animal (por huevos, etc.)

Competencias básicas:

En el conocimiento con el mundo físico, En comunicación lingüística

¿Por qué leerlo?:

Un libro lleno de aventuras, con personajes entrañables y divertidos, en un mundo fantástico y con una mascota muy especial. Que hará las delicias de los lectores.

Porque es el primer título de la serie Mondragó. Crías de dragón, continuación de la exitosa serie Mondragó, escrita por Ana Galán.

Temas y valores:

Sentimientos, Amistad, Medioambiental

Más información:

OTROS TÍTULOS:

- De la misma complejidad: Toda la serie: Mongragó. Crías de dragón, de Ana Galán y Javier Delgado.

- Un paso más: Historias de dragones, E. Nesbit (2009)

- Lectores avanzados:Dungeons & Dragons (Dragones y mazmorras), VVAA

PELÍCULAS:

- Pedro y el dragón Eliott (Pete's dragon), Don Chaffey, 1977. (Walt Disney)

- Pete's dragon (remake), David Lowery, 2016. (Walt Disney)

Comentarios:

¿Quieres dar tu opinión sobre este libro? Inicia sesión para dejar tu comentario.

Quizás te interesen estos libros: