Libros que gustan

Nuestro catálogo

Los Buscadores de Libros
Lectura recomendada para: 1er Ciclo de ESO
Género literario: Narrativa

Sello: Destino Infantil y Juvenil
Páginas: 368
Materia: Literatura castellana   
Encuadernación: Cartoné con sobrecubierta
eBook: Título disponible en formato eBook


Comentarios: No hay comentarios

PVP (IVA incluido): 15.95€
Guia de lectura *
Solucionario *
(*) Sólo para usuarios registrados. ¿No tienes cuenta?

Resumen:

Emily es una fan absoluta de Buscadores de Libros, un juego online que consiste en encontrar libros escondidos por todo el país. Pero el creador del juego ha sido atacado y permanece en coma, para desesperación de sus seguidores. De modo que Emily y su nuevo amigo James deciden investigar ese misterioso accidente. Descifrando las pistas de cada enigma que se les presenta, Emily y James desentrañarán un misterio sobre el juego en el que participan, y sobre los libros desaparecidos.

Fragmento:

Garrison Griswold bajaba por la calle Market silbando mientras el pelo cano se movía sobre su cabeza como el ala de una paloma. Iba dando golpecitos con su característico bastón a rayas, con los colores de Bayside Press, siguiendo el ritmo de su melodía. Un taxista redujo la velocidad, tocó el claxon y se inclinó hacia la ventanilla del pasajero.         

            —¡Señor Griswold! ¿Quiere que lo lleve? Corre de mi cuenta, amigo.

            —Muy amable por su parte, pero estoy bien, gracias —respondió el señor Griswold, y levantó el bastón a modo de saludo. Prefería viajar en tranvía o en los ferrocarriles del BART, el metro de San Francisco. Al fin y al cabo, eran las venas de la ciudad que amaba. Una mujer que agarraba firmemente un móvil corrió hacia el señor Griswold.

            —A mi hijo le encanta los Buscadores de Libros. ¿Le importaría que nos hiciéramos una foto? El señor Griswold consultó su reloj de pulsera. Había tiempo de sobra antes de ir a la biblioteca principal para anunciar la gran noticia. Apoyó una mano en el hombro de la mujer mientras ella sostenía el teléfono a un brazo de distancia para tomar la fotografía.

            —Entonces ¿es verdad? —preguntó—. ¿Está trabajando en otro juego? Como respuesta, el señor Griswold cerró una cremallera imaginaria en sus labios y le guiñó un ojo. Continuó su camino por el torrente de peatones, silbando y dando golpecitos con su bastón sobre la acera de adoquines, totalmente ajeno a los dos hombres que habían comenzado a seguirle. Uno era alto y desgarbado, con unas cejas negras y pobladas que asomaban por el borde de una gorra de béisbol colocada hacia atrás. Su compañero parecía un bulldog al moverse, como si fuera el pecho el que lo impulsara por la calle en vez de las piernas. Llevaba las manos metidas en los bolsillos delanteros de su sudadera y no apartaba la mirada de su objetivo. El señor Griswold bajó a la estación del BART. Cuando se detuvo ante las puertas de acceso para sacar el bono de la cartera, oyó una voz detrás que pronunciaba su nombre. El señor Griswold se dio la vuelta para ver quién lo llamaba. Su sonrisa vaciló. Era temprano, por la tarde, fuera de hora punta, y había un goteo lento de gente que entraba y salía. Inexistente en aquel instante.

            Se ajustó las gafas sin montura y miró al hombre alto a los ojos.

            —Llego tarde a una cita, caballeros.

            El señor Griswold movió su bigote entrecano, un tic nervioso. El modo en que el hombre bajo crujía los nudillos y la mirada que le lanzó, que solo podía calificarse de desdeñosa, lo hicieron ponerse en guardia.

            —Tenemos un amigo en común —dijo el hombre alto.

            —Sí, un amigo. El bajo rio con voz ronca.

            —Ah, entiendo. El señor Griswold se dio la vuelta para cruzar la puerta de acceso, pero el alto se puso delante de él y le bloqueó el paso.

            —Tengo bastante prisa —dijo el señor Griswold—. Si no les importa, llamen a mi oficina y estaré encantado de hablar con ustedes más adelante. El señor Griswold extendió el bastón entre los dos hombres para intentar abrirse paso, pero el alto lo agarró firmemente del hombro.

            —Queremos el libro —exigió. 

Ideas centrales:

Pasión por la lectura

Aventuras

- Viajes

Temas:

  • Literatura 
  • Comunidades virtuales
  • Escritores estadounidenses
  • Ciudad de San Francisco
  • - Mundo editorial
  • - Crímen

Valores:

  • Amistad
  • Famlia
  • Lectura
  • Justicia
  • Diversidad

Transversalidad:

  • Ciencias Sociales: Estados de EUA, San Francisco, diversidad.
  • Ética/ Tutoría: estilos de vida nómadas; amistad, familia.
  • Literatura: clásicos de la literatura contemporánea.

Competencias básicas:

Cultural y artística, Autonomía e iniciativa personal

¿Por qué leerlo?:

Porque es una combinación perfecta de enigmas, ingenio y pasión por la lectura.

“Un libro que reta a la inteligencia emocionando al corazón” (Kirkus Review)

Temas y valores:

Sentimientos, Inteligencia, Juventud/Adolescencia, Amistad, Comunicación

Más información:

PELÍCULA:

El Nombre de la Rosa, Jean-Jacques Annaud (Alemania-RFA, 1986)

 

Comentarios:

¿Quieres dar tu opinión sobre este libro? Inicia sesión para dejar tu comentario.